…De aviones, autos y tranvías

MEMAC – Hugo Adán Contreras – Noviembre 03, 2018

...De aviones, autos y tranvías

Hace unos días se llevó a cabo una consulta nacional para determinar si el nuevo Aeropuerto debía construirse o no. Una vez más es una pregunta que ha polarizado las opiniones y a la sociedad en general, el tema del aeropuerto tiene muchas aristas y una gran profundidad técnica que hace muy difícil dar una respuesta a la cuestión.

Incluso a nivel personal puede ser cambiante la postura que tomemos, en determinado momento accedemos a una información que nos hace tomar una postura y luego, al ver argumentos de la contraparte nos parecen congruentes que nos hacen pensar que también tiene razones para inclinar la balanza hacia esa decisión, es entonces donde nos encontramos confundidos para responder a favor o en contra.

Parece no haber una fórmula para destrabar la incertidumbre, es un dilema como el planteado por Philippa Foot conocido como el dilema del tranvía que dice así: Un tranvía corre fuera de control por una vía. En su camino se hallan cinco personas atadas a la vía por un filósofo malvado. Afortunadamente, es posible accionar un botón que encaminará al tranvía por una vía diferente, por desgracia, hay otra persona atada a ésta. ¿Debería pulsarse el botón?, ¿qué haría usted?

Es inevitable asociar este dilema con el del aeropuerto de la ciudad de México, para no entrar en polémica política hagamos un ejercicio de un problema similar y actual con claroscuros éticos y complejidades técnicas, es un problema del campo de la inteligencia artificial específicamente de automóviles autónomos, donde hay cada vez más preocupaciones sobre la forma en que tomarán decisiones de carácter moral, particularmente aquellas en las que esté en riesgo la vida de un ser humano.

Por ejemplo, imaginemos que estamos programando un automóvil automatizado para operar sin conductor, la cuestión a resolver es si al encontrarse frente a un peligro y teniendo solo estas dos opciones tomamos la decisión de virar bruscamente para atropellar a un peatón imprudente, o a un grupo grande de transeúntes.

Para arrojar luz sobre este tema, investigadores del MIT llevaron a cabo una amplia encuesta mundial con la esperanza de averiguar lo que las personas piensan sobre la manera en que los vehículos autónomos deberían comportarse en tales situaciones, para ello hicieron una encuesta en línea, en la que participaron más de 2 millones de personas de 233 países y territorios.

En los resultados de la encuesta publicados en la revista Nature, se descubrieron tres elementos en los que las personas de todo el mundo parecen estar más de acuerdo. En primer lugar, las vidas humanas deben salvarse por encima de las de los animales, es preferible salvar a muchas personas que a unas cuantas, y se debe proteger más a los jóvenes que a los ancianos.

Ahora vayamos a las respuestas del diseño del automóvil solo con una de las preferencias que podrían ser más fácil de comprender y de aceptar que es que el automóvil salve tantas vidas como sea posible. “En ocasiones, ello podría significar estrellarse contra un camión lleno de troncos que virar violentamente hacia un grupo de ciclistas. La mayoría de nosotros reconocería que esto último es ‘lo correcto’, pero ¿compraríamos un automóvil que sacrifique nuestra propia vida, o la de nuestros seres queridos, por el bien de la mayoría? Querido lector le pido haga una reflexión similar con las dos opciones del Aeropuerto, parece que inevitablemente con cualquiera de las opciones a alguien le pasara por encima el tranvía.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *