Adecuación de tarifas reguladas en 2019: un reto para la CRE

Por:José Gonzalo Pale Vargas

Adecuación de tarifas reguladas en 2019: un reto para la CRE

La Ley de la Industria Eléctrica (LIE) faculta a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para:

 “expedir y aplicar la regulación tarifaria a que se sujetarán la transmisión, la distribución, la operación de los Suministradores de Servicios Básicos.

La operación del CENACE así como las tarifas finales del Suministro Básico» (Art. 12, Fracción IV y Capítulo VI de la LIE).

En cumplimiento a ese mandato y a fin de que los participantes del incipiente Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) que arrancaba en 2016.

Pudieran contar con las tarifas de los servicios regulados que permitieran conocer los costos de la energía eléctrica hasta el cliente final.

«Acuerdos A/045/2015 y A/074/2015″

La CRE emitió los acuerdos A/045/2015 y A/074/2015 para los servicios de Transmisión y Distribución respectivamente, para el período 2016-2018.

Siendo 2015 un año de transición para la industria eléctrica, en lo que se refiere a la emisión y aplicación de la nueva normativa legal.

Debe reconocerse la complicada posición en que estuvo la CRE para determinar con precisión los costos de los servicios de transmisión y distribución.

«Problemas«

Por citar algunos problemas relevantes a que se enfrentaron se citan los siguientes:

Como se cita en los acuerdos de referencia, la información contable y operativa que serviría de referencia correspondía al cierre del último ejercicio, es decir a 2014.

Por su parte, SENER aún no habían emitido los “Términos para la Estricta Separación Legal de CFE”.

Precisaban las fronteras entre lo que serían las nuevas empresas.

Ante esta realidad, el Regulador se vio en la necesidad de establecer criterios para estimar los costos de la actividad de distribución respecto de Suministro Básico.

Así como separar los activos de Distribución en alta tensión que pasarían a la empresa de Transmisión.

Aspecto no menor era el balance de energía con que se contaba históricamente en Distribución.

Incluía la alta tensión, por lo que también debieron estimarse las pérdidas eléctricas técnicas y no técnicas en media y baja tensión.

«acuerdo A/057/2016 «

Para el servicio de operación del CENACE, la CRE publicó el acuerdo A/057/2016 de aplicación a partir de 2017.

Las tarifas reguladas del servicio de Suministro Básico y las de Usuarios Finales de Suministro Básico se publicaron hasta finales de 2017.

Estas últimas en un contexto de “prueba y error”.

Principalmente por el efecto del denominado :

“cargo por demanda” de Distribución y de diferencias significativas de precios regionales,

Que generaron el descontento de algunos sectores de usuarios, con mayor medida en los de media tensión a través de sus “cámaras”.

Tal parece que se privilegió mitigar el descontento de los clientes con metodologías que redujeran las tarifas finales.

Lo cual generó otro tipo de problemas, ya que por un lado afectó el funcionamiento del “mercado”.

Desalentando la participación de los Suministradores Calificados que con sus costos reales no pueden competir contra tarifas reguladas de Suministro Básico en algunas regiones del país.

Esa diferencia de precios (tarifas) y costos reales, que en otras palabras se denomina subsidio, alguien debe pagarlo, ya sea como en el pasado a cargo de CFE, ahora a través de su Subsidiaria de Suministro Básico, o bien, mediante un subsidio explícito del Gobierno Federal.


Siendo 2015 un año de transición para la industria eléctrica, en lo que se refiere a la emisión y aplicación de la nueva normativa legal.

Debe reconocerse la complicada posición en que estuvo la CRE para determinar con precisión los costos de los servicios de transmisión y distribución.

«Problemas«

Por citar algunos problemas relevantes a que se enfrentaron se citan los siguientes:

Como se cita en los acuerdos de referencia, la información contable y operativa que serviría de referencia correspondía al cierre del último ejercicio, es decir a 2014.

Por su parte, SENER aún no habían emitido los “Términos para la Estricta Separación Legal de CFE”.

Precisaban las fronteras entre lo que serían las nuevas empresas.

Ante esta realidad, el Regulador se vio en la necesidad de establecer criterios para estimar los costos de la actividad de distribución respecto de Suministro Básico.

Así como separar los activos de Distribución en alta tensión que pasarían a la empresa de Transmisión.

Aspecto no menor era el balance de energía con que se contaba históricamente en Distribución.

Incluía la alta tensión, por lo que también debieron estimarse las pérdidas eléctricas técnicas y no técnicas en media y baja tensión.

«Acuerdo A/057/2016«

Para el servicio de operación del CENACE, la CRE publicó el acuerdo A/057/2016 de aplicación a partir de 2017.

Las tarifas reguladas del servicio de Suministro Básico y las de Usuarios Finales de Suministro Básico se publicaron hasta finales de 2017, estas últimas en un contexto de “prueba y error”.

Principalmente por el efecto del denominado “cargo por demanda” de Distribución y de diferencias significativas de precios regionales.

Que generaron el descontento de algunos sectores de usuarios, con mayor medida en los de media tensión a través de sus “cámaras”.

Tal parece que se privilegió mitigar el descontento de los clientes con metodologías que redujeran las tarifas finales, lo cual generó otro tipo de problemas, ya que por un lado afectó el funcionamiento del “mercado”.

Desalentando la participación de los Suministradores Calificados que con sus costos reales no pueden competir contra tarifas reguladas de Suministro Básico en algunas regiones del país.

Y por otro, esa diferencia de precios (tarifas) y costos reales, que en otras palabras se denomina subsidio, alguien debe pagarlo, ya sea como en el pasado a cargo de CFE.

Ahora a través de su Subsidiaria de Suministro Básico, o bien, mediante un subsidio explícito del Gobierno Federal.

Por lo anterior, es que para 2018 resulta trascendente la revisión y establecimiento de las nuevas metodologías tarifarias para los servicios regulados, que, atendiendo el mandato legal, reconozcan los costos eficientes de las actividades de Transmisión, Distribución y Suministro Básico.

«Ventajas«

La ventaja ahora es que ya se cuenta con información más precisa, por la separación contable y funcional de las empresas.

Además de que los balances de energía ya se realizan en los niveles de tensión que les corresponden, para efectos de pérdidas eléctricas.

Los estudios comparativos internos y externos para determinar senderos de eficiencia deberán considerar tanto las condiciones operativas hacia el interior.

Como aquellas externas que influyen directa e indirectamente en los resultados.

Hacia el interior será importante responder a la pregunta:

¿Cuánto podrá esperarse de reducción de costos en las empresas subsidiarias de CFE cuando la mayor proporción de los fijos están referidos a salarios y prestaciones del personal?.

¿Cuál es el compromiso de estas empresas para reducir estos costos fijos en un horizonte de mediano y largo plazo, sin la necesidad de despedir personal?.

Los aspectos externos no son un asunto menor para un estudio y metodología objetivos, por ejemplo:

Las condiciones naturales como el clima, la temperatura, orografía y vegetación impactan regionalmente tanto en las necesidades de inversión como en los costos de operación y mantenimiento de mercado.

Tales como dispersión de usuarios y demanda promedio; así como sociales: inseguridad, corrupción y nivel económico de los usuarios (PIB).

Al momento de realizar comparaciones internacionales, no deben desestimarse los aspectos legales, por ejemplo:

aquellos que sancionan y disuaden el robo de energía, lo que influye de manera importante en las pérdidas no técnicas.

«Conclusión«

En conclusión, para la CRE el reto no es menor que en 2015, sin embargo, esperemos que se contará con el talento para determinar metodologías tarifarias que favorezcan mejores precios finales para los usuarios.

Permitiendo el fortalecimiento de las empresas subsidiarias, pero que, a su vez, contribuyan a un mejor desempeño de los actores del mercado eléctrico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *